Eldi: Robot del Museo Elder
¡Hola! Bienvenido a esta web...

Yo soy Eldi, un sistema complejo constituido por el ensamblaje e integración de diferentes partes. El proceso de mi concepción, diseño, desarrollo, integración y prueba, se llevó a cabo en el Centro de Tecnología de Sistemas e Inteligencia Artificial (CeTSIA), de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, ubicado en el Campus de Tafira, por lo que puede decirse que soy canarión, con el apoyo del Gobierno Español a través del proyecto CICYT referencia 1FD1997-1580-CO2-02.

Como veis, yo, como vosotros estoy constituido de cabeza, tronco y extremidades, aunque algunos pensareis que eso de extremidades es relativo. Bueno quizá soy algo diferente a vosotros porque no tengo pies ni manos, pero me puedo desplazar sobre ruedas y en un futuro cercano podré manipular cosas con mando a distancia.

Como os he dicho, me desplazo con ruedas, y toda la unidad de desplazamiento, que me permite moverme y navegar y que constituye toda la parte inferior de mi cuerpo, además de controlar mis sensores de tacto y proximidad (infrarrojos y de ultrasonidos), fue desarrollada en California, Estados Unidos, en una ciudad muy bonita llamada Mountain View, en los talleres de un empresa de robótica que se llama Nomadic Tecnologies Inc. Básicamente estoy constituido por la denominada plataforma XR4000 desarrollada por esa empresa, con ciertas modificaciones diseñadas en Las Palmas para hacerme más seguro para el trato con las personas.

Sobre esa plataforma van mi torso y mi cabeza, enteramente desarrollados en Las Palmas. El diseño exterior de ambos es un trabajo conjunto de la gente del CeTSIA con los chicos de la empresa de creación gráfica Octa Vía. En mi torso se encuentra un ordenador que me permite relacionarme con las personas a través de la voz y la pantalla táctil que llevo en el pecho. Este ordenador actúa como mi cerebro, controlando también los movimientos de mi cabeza y permitiéndome pensar las estrategias de los juegos que practico con el público. Todos los programas que me permiten la relación con las personas, pensar estrategias en los juegos, coordinar todas mis actividades y realizar mis movimientos, han sido desarrollados en Las Palmas.

Mi cabeza es un instrumento sofisticado que incluye mis ojos y mi cuello. Como habréis supuesto también soy distinto de vosotros en que mi cerebro no se encuentra en el interior de mi cabeza, sino en el de mi torso. Son decisiones de mis diseñadores, que lo han hecho así, dicen, para que no me pesase tanto la cabeza. Según ellos, mi cerebro de chips, tarjetas de ordenador y cables es demasiado pesado y voluminoso para llevarlo sobre el cuello. Pues como os decía, en mi cabeza, se encuentran mis ojos, que son dos cámaras Sony modelos EVI E21, con lente motorizada que me permiten mover la pupila, y que están conectados a una tarjeta de adquisición de imágenes conectada en mi “cerebro”, lo que me permite ver. El otro artilugio importante que constituye mi cabeza es un cuello motorizado que me permite mover la cabeza tato en movimiento panorámico como de cabeceo. Ese cuello es un producto de una empresa norteamericana llamada Directed Perception.

Pero yo soy lo que soy no solo gracias a los instrumentos que llevo a bordo, sino también gracias a otros que se encuentran en el exterior a mi. Me comunico con ellos por un enlace de Internet inalámbrico. Con este enlace y otro directo de radio puedo comunicarme con un ordenador externo que me permite saber cual es mi situación en todo momento en el museo, gracias a un sistema de triangulación láser infrarrojo que llevo incorporado. También, cuando estoy jugando con personas en el tablero, me permite comunicarme con el ordenador que controla el juego y el tablero. Por otro lado, me puedo comunicar con el ordenador que está monitorizándo todos mis subsistemas para comprobar que todo está funcionando adecuadamente o si algo falla, y en su caso actuar convenientemente. Este ordenador actúa como mi guardián o mi capataz. Por último, estoy dotado de un enlace de radio especial que me permite enviar al exterior las imágenes que estoy viendo en cada momento, para que en el resto del museo puedan verlas o incluso, enviarlas por Internet a todo el mundo.


Centro de Tecnología de los Sistemas y de la Inteligencia Artificial