Eldi: Robot del Museo Elder

Anatomía de Eldi

Las sensaciones de Eldi

Soy un robot complejo, puedo desplazarme y navegar sorteando obstáculos, además, comprendo parte de mi entorno gracias a los ojos, y puedo comunicarme con personas mediante la voz. Diversos componentes, se encargan de proporcionarme cada una de estas habilidades. En la parte superior, pueden ver mi cabeza, gracias a seis motores realizo los distintos movimientos para girar mi cuello casi como el de cualquier persona, tengo dos cámaras que son mis ojos y me permiten ver en color. Además de ver tengo otros sentidos. Dos anillos, de 24 sensores cada uno, me dan sentido del tacto al detectar cuando toco algo, pero además, pueden detectar también la presencia de obstáculos situados entre 4 y 60 cm. utilizando luz infrarroja, o hasta cuatro metros y medio aproximadamente emitiendo y detectando el reflejo de señales ultrasónicas, de forma similar a como lo hacen los murciélagos. Por otro lado, la lanza alargada en mi parte posterior, contiene un detector basado en una luz láser infrarroja que me permite saber en cada momento en que parte del museo estoy.

El cerebro de Eldi

Bajo mi cabeza se encuentra uno de los dos ordenadores que llevo a bordo, este ordenador se encarga de tomar decisiones y planificar mi actividad, a partir de la información recogida por mis sentidos: la visión, la pantalla táctil, mis anillos de sensores, y el sistema que me permite comprender las órdenes vocales de mi monitor y que también me permite hablar. Además este ordenador me permite también razonar en los juegos y comunicarse con otros ordenadores mediante un enlace de radio.

Eldi y su relación con las personas

Mediante la utilización de la pantalla táctil y el sistema de reconocimiento y síntesis del habla, puedo interactuar con las personas. La fijación de las cámaras sobre la persona situada ante mí, me ayuda a dar una impresión y aspecto más "humano". La información que se suministra se visualiza en la pantalla táctil mediante un software multimedia.

El sistema locomotor de Eldi

No me muevo con patas, sino gracias a un sistema de locomoción basado en ruedas, este sistema es más adecuado para desplazarme por el museo, mi casa. El sistema está constituido por un conjunto de 4 ruedas movidas por 8 motores y un avanzado sistema de control, que me permite moverme directamente hacia cualquier destino sin los problemas que por ejemplo tiene un coche. Cada rueda está conectada a dos motores: uno gobierna la orientación de la rueda y el otro hace que la rueda gire, bien hacia delante o hacia atrás, haciendo que me desplace. Unos sensores en cada rueda me permiten saber en cada momento tanto las distancias recorridas, como los ángulos girados por las ruedas.


Centro de Tecnología de los Sistemas y de la Inteligencia Artificial